Una dieta vegetariana sin gluten – Explicado

Para los vegetarianos, una dieta sin gluten puede ser todo un reto, pero con un poco más de esfuerzo y cuidado se puede hacer. El mayor problema para los vegetarianos sin gluten es comer fuera de casa; en cafés o restaurantes, en funciones o con amigos, donde las opciones pueden estar severamente restringidas. Con demasiada frecuencia, la única opción vegetariana en un menú será la pasta, de la variedad que contiene gluten, por supuesto.

La mayoría de las personas que eligen ser vegetarianas lo hacen con cuidado, conscientes de que hay que encontrar otras fuentes de proteínas para reemplazar la proteína de los productos animales, y otras fuentes que se encuentran para algunas de las vitaminas, minerales y grasas que no se encuentran en las verduras.

Sin embargo, una dieta vegetariana y sin gluten (una dieta vegetariana) puede crear algunos problemas adicionales. Puede ser más bajo en vitaminas B, fibra y calcio que una dieta vegetariana normal, por lo que se necesita más cuidado y planificación para asegurar que la dieta sea equilibrada.

Aquí hay algunos consejos sobre qué incluir en una dieta vegetariana equilibrada.

  • Proteína. Las fuentes de proteínas valiosas incluyen: Legumbres, como frijoles rojos, borlotti y otros frijoles, lentejas y garbanzos, cereales integrales, como arroz integral, quinua, trigo sarraceno, teflón y amaranto, nueces y semillas, tofu y otros productos de soja (verifique que no contengan gluten), huevos y alimentos lácteos, si es apropiado para usted, y pan integral o multigrano sin gluten.
  • Hierro. Si te acaban de diagnosticar la enfermedad celíaca, es posible que no hayas absorbido suficiente hierro. Pídele a tu médico que controle tus niveles de hierro durante un tiempo para asegurarte de que tu dieta sin gluten/vegetariana te proporciona suficiente hierro. La suplementación es comúnmente recomendada para corregir las deficiencias en aquellos con enfermedad celíaca recién diagnosticada. Las buenas fuentes de hierro incluyen legumbres, cereales, nueces y semillas y huevos. La vitamina C ayuda en la absorción del hierro, así que incluya algunos de los siguientes alimentos: pimiento, brócoli, espinaca, cítricos, bayas, mango, piña o papaya, beba té o café entre comidas en lugar de hacerlo con ellos (el té y el café limitan la absorción de hierro) y, si toma un suplemento de hierro, evite tomarlo con un vaso de leche (el calcio compite con el hierro por la absorción).
  • Zinc. Las buenas fuentes de zinc incluyen legumbres, nueces, semillas y cereales integrales.
  • Calcio. Aunque los productos lácteos son la mejor fuente de calcio, usted puede encontrar arroz fortificado con calcio y leche de soya en la mayoría de los supermercados. Una leche de soya tiene más probabilidades de tener niveles más altos de proteína que otras leches no lácteas. El tofu, las almendras, las semillas de sésamo, las frutas secas y las verduras de hoja verde también son buenas fuentes de calcio.
  • Vitamina B12. Si usted está comiendo lácteos o huevos, estos le proporcionarán vitamina B12, de lo contrario es posible que necesite tomar un suplemento de vitamina B12 o encontrar productos vegetarianos (como la leche de soya) que estén fortificados.
  • Ácidos Grasos Omega-3. Mientras que algunos alimentos vegetales contienen omega-3, estos son sólo omega-3 de cadena corta. Los omega-3 de cadena larga (EPA y DHA) también son esenciales. Debido a que éstos sólo se encuentran en el pescado graso, usted puede optar por tomar aceite de pescado o buscar suplementos a base de algas de omega-3 de cadena larga.
  • Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *